Las Negras

¿Cuándo comienza una función?

Ingresando a la sala, el público de Las Negras es conminado a contemplar el sufrimiento de La Señora mientras se busca la ubicación, se acomoda, se apaga el celular.  Ella ya está ahí.

Me estoy volviendo loca como mi abuela”, dice la pobre.

Las luces se apagan y el acto continúa.

La Señora sufre y el público despliega rápidamente su empatía con ella, doliente y pintoresca.  Hasta que aparecen las criadas, dos jóvenes hermanas.

Usted está muy sucia por dentro y por fuera, dice La Señora.  Y las chicas lo aceptan, lo comprenden.

Evocando a esa Criada de Lorca, que no tiene nada, nombre siquiera, pero desprecia  a los mendigos, las hermanas se desclasan para protagonizar un juego catártico, una transfiguración.

Destilan el odio inyectado por el juego perverso de la Oligarquía. Teresa y Lidia, lidiando con su olor a lavandina, sueñan con la Revolución de las mucamas.

Y sin embargo La Señora también se angustia y envidia a sus criadas, porque ellas son humildes.  Eso es una bendición.

-Yo la veo como es, afirma Tere, porque sabe que La Señora las quiere a su manera, que es buena, porque es fácil ser bueno cuando se tiene todo.  En cambio ellas, mucamas, ¿cómo podrían serlo?

-Escuchemos la canción prohibida, dice La Señora, con ánimos de festejar.  Y Rafaela Carrá rompe el silencio.  Hasta la señora que tiene todo debe responder a una Jerarquía: se le impone una prohibición. Tiene que dar explicaciones.  Encuentra en su cristiandad un espacio para sentirse aliviada.

Las criadas tienen también su liturgia, y juegan su juego perverso pero no se meten con La Virgen, que es la única que las protegerá, la única que entenderá su odio.

Teresa sugiere que tener un título, aunque sea de asesina, es tener algo.

Dolidas por el rechazo, estas hermanas buscarán liberarse y en ellas, liberar a todas las pobres.

Reformulando elementos de la obra Las criadas, de Genet, esta puesta habilita la continuidad de una historia, la conversión de un hecho real en una obra artística.  Genera ese placer maravilloso que ofrece el Teatro,  actualizando temas y cambiándolos de contexto, versionando, reescribiendo, invitando a la reflexión.

Con extraordinarias actuaciones que logran sostener el dramatismo y descomprimirlo con matices de comedia, contando con destacados momentos explosivos, virulentos, una puesta austera pero muy convincente, con propuestas de iluminación conmovedoras que crean climas bellos y profundos, Las Negras propone al espectador una contemplación reflexiva de las perversas relaciones de poder, de la certeza de que lo que ocurre tiene un sentido y una explicación, el cuestionamiento a la voz del poder, que dice lo que hace mientras está haciendo lo contrario.

Resta aventurarse a esta habitación, donde todo transcurre en pocas horas, para descubrir qué puede suceder cuando las fantasías y las tensiones llegan al extremo, cuando el odio de clases se convierte en envidia que pone en riesgo la propia percepción.

 

Las Negras se presenta los lunes a las 21 hs. en Espacio NoAvestruz, Humboldt 1857, CABA

Ficha técnica:

Dramaturgia y Dirección

Christian Inglize

Elenco

María de Pablo

Lia Viñao

Christian Inglize

Asistente de Dirección

Lailén Alvarez

Diseño de iluminación

Ricardo Sica

Diseño gráfico

Constanza Fernandez Ochoa

Producción ejecutiva

Mariana Zarnicki

Prensa y difusión

Kazeta Prensa

Entradas acá: http://publico.alternativateatral.com/localidades.asp?id=53657&o=14

depositphotos_55669597-stock-illustration-woman-typing-madly
AndreaBoq

Deja un comentario