En el columpio

¿Qué función cumple el teatro?

Existen obras que tienen claras intenciones de difusión: se trata de trabajos sobre la Historia, o sobre los personajes que la conforman.

La evidencia de esta función a veces confunde al espectador: puede ocurrir que  se priorice  la propuesta pedagógica por sobre el hecho artístico.

Sin embargo, en otras obras se habilitan datos e informaciones que pasan entre las líneas de los actores como un desliz, como un secreto mal guardado.

Quien quiera ver, verá.

En el columpio recibe a  sus espectadores con una imagen contundente: el vaivén.

Estar pero no estar, ser o no ser.  Vivir o acontecer.

Porque ya lo explican Nelly, Rubén y Marita, mientras discuten:

La noche, como el día, pasa.

Ellos habitan un espacio en el que ya no nace nadie

Cada Pueblo tuvo su  presente glorioso.  Contó con herramientas para atraer turismo, crecer y desarrollarse.

Pero el esplendor requiere de la construcción colectiva, y del apoyo externo.

En un país despojado de sus trenes se generaron Pueblos fantasma en los que el tiempo verbal cambió de Presente a Pretérito imperfecto.

Antes pasaban cosas

Ahora el único evento es el mortuorio

Y para aferrarse a la vida se deben utilizar todos los recursos disponibles.

En una imagen adorable Nelly canta “mi pobre corazón está destruido” y lo hace con una sonrisa que se le sale del rostro.  Esa tenacidad con la que se está dispuesto a vivir suele marcar la diferencia.

Pero a veces, no hacer nada, es un montón.  Porque de esta manera también se define una conducta, el modo en que se encarará la adversidad.

 

Así como uno existe cuando es nombrado, la escenografía de En el columpio se reconfigura ante cada uso.  Cada personaje la delineará según su necesidad.

Y esa propuesta no pasará inadvertida: casi todos contamos con los mismos recursos; nuestra vida dependerá del uso que les demos.

En la continuidad de un pretérito imperfecto, ese que no precisa el fin de la acción, se concreta una postura.

Amaba.

Lograr la perfección del pretérito es un salto de madurez, de definición.

Amé.

Y con la aceptación de la nostalgia como un elemento que nos constituye, se  puede lograr la entrada a un nuevo Presente.

 

Resta atreverse al balanceo que propone En el columpio para disfrutar de una hermosa producción de teatro independiente, y reflexionar sobre nuestra responsabilidad para lograr el ascenso o la bajada estrepitosa.

Ficha técnica

Dramaturgia y dirección

Micaela Fariña

Actúan:

Catalina Collardin

Gastón Filguerira Oria

Viviana Ghizzoni

Escenografía

Lucila Rojo

Herrería

Elmo Gustavo Picasso

Vestuario

Wanda Siri

Asesoría musical

Charly Valerio

Gráfica

Barbie Delfino

Diseño de luces

David Seiras

Prensa y difusión

Boca en boca

Asistencia de dirección

Pato Fabián

Foto

Antonela Peccorelli

En el columpio se presenta los jueves  a las 21 hs. En El estepario, Medrano 484 CABA

Entradas acá: https://www.facebook.com/enelcolumpio/

depositphotos_55669597-stock-illustration-woman-typing-madly
AndreaBoq

Deja un comentario